Saltear al contenido principal
Menú
Son 345 km de costa en los que podemos encontrar más de 300 playas, todas diferentes, porque las playas de Asturias nunca son iguales.
Playas AsturiasPlayas De Asturias

Playas de Asturias

La costa asturiana, con más de 300 playas, tiene algunas de las más bonitas de la Cornisa Cantábrica. La riqueza ecológica de los arenales del Occidente, la limpieza y diversidad de servicios de las playas del Centro o la tranquilidad de las playas del Oriente asturiano, son algunas de sus características.

Playas de Asturias

Playas de Asturias, grandes sablones o pequeñas calas de intenso sabor cantábrico, guardianes de acantilados que aguantan con firmeza los bravos días de mar erizada y que acogen las tranquilas y soleadas jornadas de aguas esmeraldas. Arenas blancas y doradas que reciben y acarician a los ríos asturianos, cuando en «aguas mestas» se juntan y desaparecen sumidas en el océano.

Las playas de Asturias son otro concepto. Una misma playa asturiana, lo es desde mil perspectivas diferentes. En marea alta o en bajamar, con sol y sin él, con las arenas mojadas y endurecidas, o con el brillante y caliente resplandor de los largos días de estío. Rodeadas de verde, del gris de la caliza, de las dunas, del murmullo de las vacaciones o de la paz contagiosa de las serenas soledades invernales.

Las playas asturianas son para disfrutar tumbado al sol o en plena actividad física. También lo son para gozar del paseo, para sentir el frescor del nordeste que es igual y distinto a la vez en cada playa. Para estar en soledad o acompañado por la múltiple alegría y el bienestar empático de la gente.

El goce de una playa asturiana no acaba en una tumbona o en una tabla de Windsurf. En los días de sol ofrecen mucho más: el juego con las olas, sus pedreros llenos de vida, algunos con historia, y siempre un aire fresco que es hálito de vida.

Rodeadas de cultura y de lugares cargados de interés, las playas y las villas playeras de Asturias también son buenas para disfrutar en los días grises y de «orbayu»; basta nada más querer disfrutar del nostálgico tamiz astur que la luz nos proporciona en esas jornadas, del agua que limpia almas y reverdece prados y de las abundantes sendas costeras que invitan a ser caminadas.

Más de 300 playas nos esperan en Asturias, a lo largo de más de 300 kilómetros de costa. En este sitio va una selección que aumenta constantemente, una sugerencia de calidad y belleza que no agota todas las posibilidades del pequeño país astur.

Una referencia de comodidad y de servicio para la soledad y el sosiego. Un muestrario de la gran variedad de la marina asturiana, desde su extremo más occidental hasta la playa de Asturias donde primero sale el sol.

Mar Cantábrico

Amplio golfo del océano Atlántico que comprende toda la costa septentrional de la Península Ibérica, desde la Estaca de Vares, y la occidental del S. de Francia, cuyo límite por el N. no puede establecerse de un modo preciso. La profundidad de este mar ya es considerable a poca distancia de la costa oscilando las grandes profundidades entre los 3.000 y 4.000 m. El perfil submarino está formado por una serie de valles separados por alineaciones montañosas que siguen la dirección de las cordilleras del N. de España.

La plataforma continental se hunde frente al litoral español, ampliándose paulatinamente en el sector francés, cuya costa es uniforme y rectilínea, mientras que por el contrario, la proximidad de las montañas al mar en nuestro país forma una costa abrupta y bravia de enormes acantilados que sigue una dirección aproximada de E. a O., hasta llegar a los confines de Asturias y Galicia, donde el litoral cambia de aspecto y naturaleza, coincidiendo con el encorvamiento que sufre la cordillera.

Las islas de erosión son pequeñas y poco numerosas. Al abrigo de los diversos promontorios y cuando la costa lo permite por la menor altura y naturaleza de las rocas se forman playas limpias y extensas muy frecuentadas durante la estación veraniega, entre las que destacan la Concha de San Sebastián, el Sardinero en Santander, San Lorenzo (Gijón) y Salinas (Castrillón).

Rompen el perfil de esta línea costera poco articulada los cabos de: Peñas, en Asturias; Ajo y Mayor en Santander, Machichaco en Vizcaya e Higuer en Guipúzcoa, así como la bahía de Santander y las rías del Nervión, Avilés y Ribadeo.

La excesiva frecuencia de vientos de opuesta dirección, particularmente los del S., que motivan imponentes y peligrosos temporales, hace que los numerosos puertos y rías de la costa norteña no puedan ser suficientemente aprovechados para el tráfico comercial; no obstante, existen buenos puertos, debidamente acondicionados, de gran importancia en el comercio marítimo: Pasajes, cerca de San Sebastián; Bilbao, en la ría del Nervión; Santander, en la bahía del mismo nombre; El Musel, en Gijón, y el de Avilés.

Además de éstos hay una gran cantidad de puertos pesqueros menores que alimentan una industria conservera importante, en la que predominan el bonito, la anchoa y la sardina, pues no en vano la región cantábrica es la segunda de España por el volumen y valor de su pesca. Son de destacar los puertos de Ribadeo, Luarca, Cudillero, Lastres, Ribadesella, Santoña, Laredo, Castro Urdiales, Bermeo, Lequeitio, etc.

Playas de Asturias

Geología y Clima

Montaña, valles interiores y costa se nos presentan con su propia personalidad, todos ellos amparados por un suave clima, con escasas diferencias de temperatura que permiten disfrutar de cálidos veranos y de suaves inviernos; el mismo que hace posible que el espectacular manto verde que cubre Asturias se mantenga lleno de esplendor, dando color y vida nuestro Paraíso Natural.

La Flora

La gran riqueza natural de Asturias se manifiesta en múltiples formas a lo largo de todo su territorio. Desde las plantas adaptadas a espacios costeros como acantilados, dunas, marismas y aguas salinas, a los infinitos bosques atlánticos, poblados de hayas, abedules, tejos, acebos, y de grandes robles o carbayos, que llegan a alcanzar los cuarenta m. de altura. Los prados de siega, base de la cultura agrícola asturiana, se entrelazan con espacios de arbustos como el laurel, helechos y brezales de gran variedad.

En las altas montañas, por encima de los 1.800 m., abunda el enebro rastrero y, a partir de los 2.300 m., la vegetación alpina se desarrolla, exclusivamente, sobre los sustratos calizos de los Picos de Europa, donde también encontramos densas praderías.

En otoño, los bosques asturianos caducifolios estallan en mil colores al tiempo que el suelo comienza a vibrar con la eclosión de una innumerable variedad de especies de hongos y setas, fundamento básico de algunos de los exquisitos platos de la gastronomía tradicional.

La Fauna

La preservación de los espacios naturales ha permitido que la montaña asturiana sea una reserva de excepción para la vida en libertad de especies salvajes en peligro de extinción. No sólo el totémico oso pardo tiene aquí su hogar, también el lobo ibérico o el urogallo conviven en nuestros Espacios Naturales con corzos, zorros, rebecos, jabalíes, nutrias y una sorprendente variedad de aves: águilas, ánades, buitres, arrendajos, azores, perdices, búhos, petirrojos y, cercanas a la costa, las gaviotas.

El mar cantábrico enriquece la fauna y la gastronomía con sus «llámparas» (lapas), «oricios» (erizos de mar), «andaricas» (nécoras), centollos, rodaballos, «pixín» (rape), sardinas... una larga lista de la riqueza pesquera de Asturias que se hace cultura en sus fogones. Pero no sólo el mar es cuna de manjares y tradiciones, también sus caudalosos ríos que acogen truchas y salmones, todo un mito en el mundo de la pesca, siendo tradicional que el primer salmón de la temporada sea reconocido como «El Campanu».

Uso de cookies y protección de datos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies y Protección de datos. Más información en Cookies, Política de cookies y Protección de datos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba